“Listos para gritar a la Purísima el día de mañana en todas las parroquias, en tantas casas de familia. Qué tradición más hermosa la nuestra, la celebración del amor de madre, del amor de familia, de la solidaridad y del cariño en todo el país, y con cuánta alegría que causa a los nicaragüenses la concepción de María, los nicaragüenses en cualquier parte del mundo, porque la purísima se celebra por lo general donde hay familias nicaragüenses como parte de una riquísima tradición, de nuestra religiosidad y de nuestra fe y de nuestro fervor en este caso, fervor mariano”, apuntó.

Rosario también destacó el novenario a la Virgen, con lo que honra a la reina de Nicaragua.

Dijo que hay que pedirle que como “madre nos siga protegiendo, nos tenga envueltos en su manto e interceda por el pueblo nicaragüense para que sigan lloviendo los milagros y los prodigios que a nosotros nos toca, en este plano, trabajar para convertir en nuevas victorias esta Nicaragua cristiana, socialista y solidaria, de familia, de fe, de comunidad”.