Camilo con Camilo

Conocí a Don Camilo Zapata oyendo sus canciones en 1971; cursaba mis estudios de secundaria en el Instituto Nacional Ramírez Goyena, en el centro del viejo Managua, cuando oí   una  vez  en una emisora, Radio Difusora Nacional, la canción El sopapo y me llamó la atención   la letra y su música tan nicaragüense, la   interpretaba los Zorzales Guaraníes, en un cuarteto del Paraguay    que en 1968 habían   pasado      por    Nicaragua rumbo a México, conocieron al compositor Camilo  Zapata  y grabaron discos Long Play con doce de sus canciones.

Así fue mi aproximación con Camilo Zapata, creció mi admiración y me convertí en un oyente más del programa Retablo Folclórico Nacional del   locutor Gustavo  Latino, allí se escuchaban canciones típicas nicaragüenses.

En 1972,  año del    terremoto, pude comprar el disco fiesta folclórica Nica,   doce      canciones  de Camilo Zapata con una portada ilustrada con fotos  del    Ballet folclórico Camilo Zapata, long play que guardé como  un   tesoro, pude darme    cuenta que los Zorzales Guaraníes eran cuatro integrantes     del    Paraguay: Chinita Yaluff , la  cantante Raudelio    Irineo   Ojeda,  director  guitarra, Rolando Ojeda, cantantey Celso   Duarte era el arpista.   La producción la había   realizado Sidar Cisneros     Leiva, Director de  dicha emisora, la grabación se llevó a efecto en los estudios de la  Radio Difusora, en 1968.

Las   canciones   eran las más conocidas del compositor en su género musical  del   Son  Nica, El caballito chontaleño, El Solar de Moninbo, El sopapo,  El   marimbero,    Flor de mi colina, Juana la chinandegana, El cacao,  Teustepe,  Campesina Zalamera,  El nandaimeño, El ganado Colorado y    El arriero,     es  una canción  de   protesta con estampas costumbristas,    es  la   voz  del campesino que pide ser libre aunque tenga mucho que trabajar.

En  la   contraportada  de  ese  viejo  Long Play, Sidar Cisneros escribió: “Estimados amigos!      Al fin lo    logramos!          Tienen ustedes en su mano Nuestra más notable producción con hondas raíces y sentimiento nacional. El presente Álbun - modestia aparte- representa      el esfuerzo    mejor   logrado    hasta       la fecha      en   favor de   nuestra    música     típica regional,    representada      por quien,      sin  lugar  a   dudas,    sustancia    en   su    inspiración    la      genuina expresión   de      Nicaragua  y  de   los   Nicaragüenses ; sobre todos aquellos que tierra adentro   labran con     primorosa devoción,  el generoso suelo que es, a la vez, cuna y sustento del sueño de sus hijos”.