Es tiempo del Aggiornamento de la Democracia

Por: Edwin Sánchez
Thursday 24 de August 2017
Es tiempo del Aggiornamento de la Democracia

A la democracia hay que ponerla al día: no puede estar separada de la vida, reducida al claustro de los políticos tradicionales, al disfrute de una elite o la abstracción de los sesudos filósofos del laberinto humano. Tampoco basta la acostumbrada pirotecnia electoral. Debe ser parte de la cotidianidad de las familias, de las comunidades. Sólo así podrá respirar, más que discursos y pomposos editoriales, al país mismo. La inclusión social es vital para un aggiornamento de la Democracia.

No es cierto que una democracia al servicio de la codicia organizada –tal como es concebida por la narrativa ultraconservadora–, desaparezca las desgracias de los vivientes. Los resultados están a la vista: aún no se ha visto que haya podido instalar a multitudes de excluidos en la prosperidad.

Veamos. Siglos de atraso y miseria en Nicaragua no pueden desaparecer en diez años, cuando en Europa desde 1975 viene intentando sacar a millones de la pobreza.

Sin embargo, los esfuerzos de la Revolución Sandinista en ese orden son meritorios, al poner las cosas en su lugar, sin aferrarse a los dogmas inútiles del siglo XX: ni el mercado es un dios al que hay que rendirle un culto ciego, ni la propiedad privada un pecado, ni la democracia un feudo del cenáculo decimonónico que se cree ungido por Dios para mandar en la nación.

Los inéditos programas socioproductivos del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional han logrado darle otro giro a la postración secular de los sectores más vulnerables de Nicaragua, y reformulado el vacío concepto de democracia. Volverla una experiencia, un hecho tangible, cuesta: ampliar los agentes económicos constituye una obra de gran calado que un partido sin visión nunca podrá impulsar.

Los planes tendientes a una nueva orientación de la Educación, la apertura de la instrucción pública en el campo, la iniciativa de la enseñanza del inglés desde el primer grado de primaria, apuntan a un superior peldaño.

A buena hora vendría el incremento del presupuesto destinado a los cimientos del desarrollo de Nicaragua para que sean más sólidos: la Educación de calidad y el Magisterio. Para provocar el amor de la niñez y la juventud en el conocimiento científico, la piedra angular que nunca debe ser removida es la vocación pedagógica.

II

Revolución de la Inclusión. Verónica Guerrero, representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura resaltó, en julio pasado, que “La FAO ha reconocido año tras año los grandes esfuerzos que ha hecho Nicaragua por reducir el hambre y la pobreza. También se ha reconocido la reducción importante que ha habido de la subalimentación en Nicaragua y siempre hemos dado cuenta que esto se debe a esa combinación de programas socioproductivos enfocados a las familias nicaragüenses”.

Valen sus palabras cuando manifiesto es que los operarios del pasado maldicen cotidianamente a la patria de Rubén Darío. Ahora ponen en duda las investigaciones del Banco Central en relación a la disminución del flagelo social. Es como si Nicaragua fuera el único país en el planeta donde sociólogos, historiadores, antropólogos y Discovery Channel pueden venir a conocer a un pobre de carne y hueso.

La cruzada contra la pobreza no es asunto de soplar y hacer burbujas, como los “sabios” de la hiperderecha le exigen al Gobierno Sandinista. Es larga la historia de Europa en sus intentos de resolver la grave condición socioeconómica que sufre una buena parte de la población. El Parlamento Europeo expone en su página:

1975 – 1994: “La Comunidad Económica Europea llevó a cabo una serie de proyectos y programas pilotos concebidos para combatir la pobreza y la exclusión. Sin embargo, la ausencia de una base jurídica que respaldase la acción comunitaria en este ámbito propició su continuo cuestionamiento”.

2008: Con su Recomendación sobre la inclusión activa de las personas excluidas del mercado laboral, “la Comisión actualizó la Recomendación 92/441/CEE del Consejo y declaró que los Estados miembros deben concebir y aplicar «una estrategia global integrada para la inclusión activa de las personas excluidas del mercado laboral en la que se combinen un apoyo a la renta adecuado, unos mercados de trabajo inclusivos…»”.

2010: “Una de las principales innovaciones de la Estrategia Europa 2020 para un crecimiento inteligente, sostenible e integrador, adoptada en 2010, fue un nuevo objetivo común en la lucha contra la pobreza y la exclusión social: reducir el número de europeos que viven por debajo del umbral de pobreza nacional en un 25 % y sacar a más de 20 millones de personas de la pobreza”.

2011: “una Convención Anual de la plataforma ha reunido a responsables políticos, partes interesadas clave y personas que han experimentado la pobreza”.

2013: “Ante el creciente número de personas en riesgo de pobreza en Europa debido a la crisis, la Comisión adoptó dos nuevas iniciativas en 2013.

“En su Comunicación «Hacia la inversión social para el crecimiento…», la Comisión insta a los Estados miembros a dar prioridad a la inversión social en las personas y especialmente a invertir en la infancia con el fin de romper el ciclo de las desventajas”.

En octubre de 2013, “la Comisión elaboró una propuesta para reforzar la dimensión social de la gobernanza de la unión económica y monetaria, como respuesta a los llamamientos del Consejo Europeo”. En ella reconoce que “el cuadro de indicadores sociales” es “para detectar procesos en toda la Unión que requieren un seguimiento más cercano”.

Esto incluye cinco indicadores claves que nos grafica el drama del Viejo Mundo: “desempleo; desempleo juvenil y tasa de jóvenes que ni estudia, ni trabaja, ni recibe formación (ninis); renta disponible de los hogares; tasa de riesgo de pobreza; y desigualdades de ingresos”.

III
Una democracia agotada, igual que los surcos fatigados por la agricultura intensiva, si ya no es capaz siquiera de cumplir con su origen etimológico, menos que satisfaga las urgencias de los pueblos.

En América Latina, la falaz ultraderecha ha hecho un tótem de este sistema, como si fuera la panacea para curar los males históricos del hemisferio: que con ella el crecimiento económico es por encima del 9-11%, que los moradores de la tierra gozan de trabajo bien remunerado, que se acabó la pobreza y el éxodo. ¡El Paraíso, pues!

Pero el mundo real es otro. La Santa Democracia no es como la pintan sus “hagiógrafos” de derecha. Que un país sea su altar y cuatro hipócritas funjan como sus pontífices infalibles, no evitará que los pobres prosigan multiplicándose.

La Democracia debe recibir el viento fresco de la solidaridad: sin contenido social, sin los grandes valores judeo-cristianos, ningún sistema humano es justo ni fructífero.

El escritor Mario Vargas Llosa, a raíz de los brutales ataques terroristas en Barcelona, sin quererlo, ilustra las fallas de las “sociedades democráticas” que él difumina como “este mundo”:

“Las víctimas suelen ser, en la mayoría de los casos, gentes del común, muchas de ellas con afanes económicos, problemas familiares, tragedias, o jóvenes desocupados, angustiados por un porvenir incierto en este mundo en que conseguir un puesto de trabajo se ha convertido en un privilegio”.

Además, planteó que un buen número de terroristas del Estado Islámico o Al-Qaeda nació en las ciudades europeas.

“Su frustración no puede ser peor que la de los millones de hombres y mujeres que todavía viven en la pobreza (algunos en la miseria) y no se dedican por ello a despanzurrar a sus prójimos”.

Quo vadis, Democracia? ¿Adónde vas sin el pueblo?